Convenio Regional financió libro de investigación arqueológica

La obra, resume un trabajo de investigación que duró cuatro años y abarcó el territorio comprendido en la cuenca alta del valle de Azapa, en torno al río Tignamar.

 

Arqueología de cazadores recolectores arcaicos de la Precordillera de Arica, testimonios materiales de los antiguos habitantes del extremo norte de Chile, es el nombre del texto lanzado por la Dra. en Prehistoria, Etnología y Antropología, Marcela Sepúlveda, perteneciente al Instituto de Alta Investigación de la Universidad de Tarapacá, co-editado junto a los arqueólogos egresados de la Universidad de Tarapacá, Carolina Llanos y Francisco Espinoza, cuyo objetivo es contribuir a enriquecer la historia milenaria de los pueblos rurales del interior de la región de Arica y Parinacota.

La iniciativa, demuestra la importante riqueza del patrimonio arqueológico regional y la necesidad de preservarlo para generaciones futuras; siendo además una invitación a no olvidar a los más antiguos habitantes cazadores recolectores móviles altoandinos de la región, quienes emprendieron su andar hace miles de años contribuyendo a iniciar lo que hoy se constituye como una historia milenaria de conocimientos, tradiciones y asentamiento.

En la actividad de presentación del libro, la Dra. Sepúlveda explicó que este libro resume un trabajo de cuatro años de investigación de un proyecto del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT) 1130808, que se realizó entre los años 2013 y 2016, junto a antecedentes obtenidos en otros FONDECYT previos (11060144 y 1100354). Este último y más reciente estudio, abordó la tesis de las sociedades cazadoras recolectoras arcaicas que habitaron la precordillera entre hace diez mil años y aproximadamente dos mil años antes del presente.

“La verdad es que nosotros teníamos varios antecedentes de estudios previos que habían abordado a estas sociedades, pero la idea fue hacer un trabajo más sistemático con prospecciones intensivas, excavaciones, análisis de materiales en laboratorio y una serie de dataciones para entender que las sociedades actuales finalmente son herederas de toda una serie de conocimientos que fueron producidos y obtenidos hace miles de años y que fueron permitiendo conocer de alguna manera los paisajes, los ambientes, los recursos disponibles en esta zona, lo que permitió generar los conocimientos que incluso hoy se replican en la sociedad, como ciertos cultivos y el uso de algunas especies animales, entre otras. Cuando uno recorre la precordillera, puede ver varias evidencias arqueológicas históricas que se conocen un poco más porque son visibles, pero la verdad es que eso es producto de una historia milenaria que acá en la costa conocemos con la cultura Chinchorro, por ejemplo; pero en las tierra altas tenemos sus símiles que son sociedades cazadores recolectores que conocemos mucho menos, por eso la idea fue estudiarlos para poder entender a ese poblamiento de tierras altas”, indicó la investigadora.

En cuanto al aporte que este texto significa para la comunidad en general, la Dra. Sepúlveda señaló que “Nosotros como investigadores estamos acostumbrados a hacer publicaciones científicas y la idea fue hacer un libro más de divulgación, que fuera un legado para las comunidades precordilleranas que han trabajado con nosotros estrechamente estos años, nos han acogido en sus casas, han compartido con nosotros una serie de experiencias relativas al patrimonio arqueológico de la región en esas tierras altas, entonces para nosotros también era una manera de retribuir y en ese sentido el Convenio de Desempeño Regional (UTA1401), a través de su Nodo de Patrimonio, nos apoyó para financiar la impresión de esta obra para poder divulgarla de manera masiva”.

La síntesis presentada, resume trabajos realizados en la cuenca alta del valle de Azapa, en torno al río Tignamar, donde cuatro localidades fueron estudiadas más detalladamente: Pampa el Muerto (área CONAF), Belén-Tojotojone, Tignamar-Mullipungo, Pampa Oxaya-La Estrella. El libro cuenta con diversos capítulos escritos por varios autores: Investigadores y estudiantes de pre y postgrado, todos ellos colaboradores del proyecto FONDECYT 1130808.

Los capítulos relatan diversos aspectos de las sociedades cazadores recolectores tales como su entorno, paisaje y medio ambiente, su relación con los recursos vegetales y animales de la región, sus formas de interacción, sus expresiones rupestres, su asentamiento y movilidad a lo largo del período Arcaico, entre otros. Una última parte del libro, presenta las preguntas del arqueólogo y las técnicas empleadas para su resolución en terreno y en laboratorio con el análisis de los vestigios materiales recuperados.

Una vez finalizada la actividad con asistencia masiva, el libro se repartió entre los asistentes del diplomado en Gestión Patrimonial y a los representantes de las comunidades, en particular de Ticnamar. Próximamente, será distribuido en establecimientos educacionales y otras entidades de la región.

 

DSC_0133

DSC_0133

DSC_0134

DSC_0134

DSC_0136

DSC_0136

DSC_0144

DSC_0144

DSC_0148

DSC_0148

DSC_0150

DSC_0150

DSC_0154 - copia

DSC_0154 - copia

DSC_0152

DSC_0152